León, Guanajuato. Pérdidas en la entidad de al menos 12 mil empleos en el sector calzado pudiera dejar la medida adoptada por el gobierno federal quien acordó reducir en un 10% la desgravación arancelaria y dar paso a calzado de importación con el pago del 20% en aranceles, confirmó el presidente de la Cámara Mexicana de la Industria del Calzado del Estado de Guanajuato (CICEG), Gerardo González García.

En conferencia de prensa, el líder de los zapateros dijo que a la par de la pérdida de empleos y las afectaciones económicas que dejará a igual número de familias, se tiene una estadística que dicha medida dará paso a un crecimiento en las importaciones, mismo que hasta el 2018 mantuvo un registro de 26 millones de pares.

“No nos checa que en este momento tan importante que estamos haciendo la tarea, que nos muevan el tapete, que no nos den oídos y que no podamos dialogar de frente y claro como lo estamos haciendo para un mejor México que todos necesitamos. Necesitamos piso parejo”, reclamó al gobierno federal.

Documentarán antidumping para demanda

El vicepresidente de la CICEG, Alejandro Gómez Tamez, dijo que a la par y desde la vertiente legal buscarán interponer una demanda por daño a la industria, sin embargo, esto podría ser hasta cierre de 2019 debido a que se tiene que documentar el aumento de las importaciones y posterior a ello el daño al sector.

“Ver el daño en producción, rentabilidad, empleo, etcétera y una vez documentado el daño a la industria hay que establecer una situación de causalidad entre importaciones y daño, hasta entonces presentaríamos una demanda antidumping ante la Unidad de Prácticas Comerciales Internacionales (UPCI) de la Secretaría de Economía”, dijo.

La estimación para el sector es que habrá afectaciones de entre un 20 a un 25% el crecimiento de exportaciones para 2019, lo cual incidiría en un 15 o 20% del empleo directo. Sólo el 15% del calzado fabricado en la entidad es producto diferenciado que no tendrá afectaciones directas.

Urgente reconversión en industria local

Una de las afectaciones reales es que los industriales locales de calzado económico de tipo sintético, full plastic, huarache, calzado de tela y sandalias, no tendrán manera de competir contra los importadores.

“Sentimos que en este momento hay una coyuntura importante de mercado para México por la guerra comercial entre China y Estados Unidos, por eso debemos estar capacitados y preparados”, expresó.

El industrial leonés aseguró que esta medida internacional no acabará con la industria pese a que este sector carece de solidez en materia de plantas únicas, de volumen, certificación y capacitación, sin embargo, dentro de la CICEG se trabaja en alcanzar desde la micro y pequeña industria niveles de desarrollo que les permita competir en mercados internacionales.

Todas estas acciones, en las que se trabaja actualmente, hoy serán el área de oportunidad en la que se centrará el sector para seguir presentes en la industria, porque reconocieron que ya no hay tiempo y que ahora deberán nadar contra corriente.

El tema de la reconversión busca crecer las exportaciones del calzado mexicano, pues actualmente sólo se exportan 26 millones de pares de los miles que se exportan a nivel internacional, de ahí la importancia de contar con una industria potencialmente tecnológica, capacitada y certificada para poder llegar a otros mercados.

 “No nos vamos a morir señores, somos gente de trabajo que tenemos que sacar el esfuerzo; sí nos va a costar más trabajo y no sé si todos van a seguirle, pero seguramente los que tengan ganas lo lograrán (…) habrá que conseguir las puertas para que se nos abran en la Ciudad de México con el gobierno federal y que vena ese gran proyecto de moda que tenemos”, finalizó.

Gaby Bárcenas

Ver todas las entradas

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tu denuncia aquí…
close slider

captcha