CULIACÁN, México.- La declaración de culpabilidad del legendario capo de la droga mexicano, Joaquín “El Chapo” Guzmán, viajó rápidamente a su estado natal, donde lugareños dijeron que sentían pena por un hombre al que muchos consideran un héroe popular y benefactor comunitario.

Guzmán fue hallado culpable de traficar toneladas de droga a Estados Unidos durante más de dos décadas, consolidando su poder en México mediante asesinatos y guerras con los cárteles rivales.

La reacción a la caída del capo en su estado natal de Sinaloa, hogar de remotos poblados montañosos y playas soleadas a lo largo de la costa del Pacífico mexicano, fue desde el lamento hasta la resignación.

“Esto va a seguir. El narcotráfico nadie lo para. Aunque lo hayan agarrado a él, o que hayan dado esa cadena perpetua que consideran que se la merece, pues no va a cambiar nada aquí en México”, dijo Gildardo Velázquez en la calurosa capital de Sinaloa, Culiacán.

Una sensación de tristeza entre algunos lugareños salió a flote cuando se difundió la noticia de la decisión del jurado en la corte federal de Brooklyn.

“Como sinaloense, pues sí, nos dolió, es la verdad”, dijo un hombre de cabello gris que llevaba una gorra de béisbol, quien se describió a sí mismo como un nativo de Badiraguato, la ciudad natal de Guzmán, pero se negó a dar su nombre.

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tu denuncia aquí…
close slider

captcha