CHRISTCHURCH/WELLINGTON, Nueva Zelanda (Reuters) – El supremacista blanco australiano Brenton Harrison Tarrant, de 28 años, fue acusado de asesinato el sábado después de que 49 personas murieran y docenas resultaran heridas en un tiroteo masivo en dos mezquitas en Nueva Zelanda.

Tarrant, esposado y vestido con un traje de prisión blanco, permaneció en silencio en el tribunal del distrito de Christchurch donde fue retenido sin declarar. Deberá regresar a la corte el 5 de abril y la policía señaló que probablemente enfrentará más cargos.

El mortal ataque del viernes, que la Primera Ministra Jacinda Ardern calificó de terrorismo, fue el peor crimen masivo en tiempos de paz en el país, que había elevado al nivel más alto la amenaza a la seguridad.

Tarrant ha sido descrito como un presunto supremacista blanco dada su actividad en las redes sociales.

Imágenes del ataque a una de las mezquitas fueron retransmitidas en directo a través de Facebook y un manifiesto denunciando a los inmigrantes como “invasores” también fue publicado online a través de enlaces a cuentas en las redes sociales.

El vídeo mostró a un hombre conduciendo hacia la mezquita de Al Noor, entrando y disparando indiscriminadamente a las personas con un rifle semiautomático con cargas de munición de gran capacidad. El vídeo mostraba a los fieles, posiblemente muertos o heridos, yaciendo en el suelo.

En un momento de la retransmisión, el tirador regresa a su automóvil y recarga sus armas volviendo a entrar en la mezquita para iniciar de nuevo un tiroteo. La cámara, situada en su cabeza, graba la masacre enfocando el arma, como un macabro videojuego en primer persona.

En la mezquita de Al Noor el número de fallecidos ascendió a 41.

La policía dijo que el presunto tirador tardó siete minutos en desplazarse a la segunda mezquita en el suburbio de Linwood, donde siete personas resultaron muertas en un suceso del que no había imágenes disponibles.

Tarrant fue arrestado en un coche que, según la policía transportaba explosivos improvisados, 36 minutos después de la primera llamada de alerta.

“El agresor estaba en movimiento, había otras dos armas de fuego en el vehículo en el que se encontraba y su intención era claramente continuar con el ataque”, dijo Ardern a periodistas en Christchurch el sábado.

El equipo de cricket de Bangladesh, que estaba de visita en la ciudad, estaba llegando para rezar en una de las mezquitas cuando el tiroteo empezó, pero todos sus componentes estaban a salvo, dijo uno de los entrenadores a Reuters.

La policía dijo que otras dos personas estaban bajo custodia mientras se despejaba su posible implicación en los hechos.

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tu denuncia aquí…
close slider

captcha