Regional

Dengue y cambio climático, combinación peligrosa

Por: Julio Salas

 

Han pasado 12 años desde la primera aparición del mosquito portador del dengue en el estado de Guanajuato y la causa principal es el cambio climático.

León mantenía hasta antes de 2006 un clima con temperaturas máximas de 30 grados, estaban definidas las épocas de calor, frío, lluvia y sequía.

Pero los grados centígrados comenzaron a incrementar.

Durante muchos años resultó que los ciudadanos vieron lejana la posibilidad de que su ciudad experimentara el cambio climático, del que pensaban solo ocurría a los osos polares y el deshielo; o en grandes ciudades e incluso fuera de México.

La realidad es que León ya vive condiciones de cambio climático.

María del Carmen Mejía Alba, titular de la Dirección de Gestión Ambiental, enfatizó que una de las primeras muestras de las acciones del cambio climático fue, precisamente, la aparición del mosquito Aedes Aegyptis.

El principal factor del cambio climático, dijo Mejía Alba, es el aumento promedio de temperatura.

“El aumento de un solo grado representa el aumento de cambios ecosistémicos muy importantes que nos deja a nosotros endebles para responder de manera adecuada”, comentó.

De las primeras consecuencias que vive el municipio del cambio climático son los fenómenos atípicos extremos.

En junio pasado, el municipio registró una temperatura de hasta 38 grados.

El 30 de mayo de 2018, el municipio zapatero registró su más alta temperatura desde el año 2010, y fueron 41 grados en la zona de Santa Rosa Plan de Ayala.

También hubo registro de temperaturas altas en los municipios de Abasolo, Guanajuato, Irapuato, Jaral del Progreso y Cortazar.

Además hay registro de lluvias intensas. El 5 de junio de 2019 la zona de Explora recibió 92 mm de lluvia y en la estación de SAPAL Torres Landa 90 mm. Es la precipitación pluvial más intensa de los últimos 10 años.

“Estamos registrando en León fríos totalmente extremos con temperaturas por debajo de los cero grados en la ciudad, lluvias atípicas, calores extremos, presencia de nieve.

“Si hacemos un cruce de datos de temperaturas altas, temperaturas bajas más lluvia nos da como resultado un clima totalmente diferente y muy cercano a la tropicalización”.

Para la directora de Gestión Ambiental esta tropicalización del clima da como resultado condiciones como la presencia del mosquito del dengue.

“En el panel intergubernamental del cambio climático desde el nacimiento del Protocolo de Kioto se visualizaba la aparición de vectores de enfermedades que el dengue en zonas en donde anteriormente no se registraban.

“En Guanajuato es un ejemplo cercano, estuvo exento de enfermedades como el dengue gracias a las barreras naturales como las sierras y al tema de la temperatura porque no se registraban temperaturas para que la larva sobreviviera.

“Ahora, el clima es totalmente tropical que es perfecto para que pueda reproducirse, y tenemos entonces una señal clara de cambio climático”.

 

El origen

En agosto de 2007, un total de 25 mujeres y 20 hombres de entre 15 y 44 años, todos habitantes de la colonia Obregón en León, padecieron fiebre de hasta 40 grados, fuertes dolores de cabeza, musculares y de articulaciones, además de erupciones en la piel y vómito.

Para septiembre de ese mismo año los contagios aumentaron: de 45 pasaron a 69 y las autoridades de salud locales y estatales solo decían que se trataba de una infección viral benigna pero no se conocían sus causas.

Llegaron a pensar que se trataba de una infección provocada por las aguas residuales contaminadas por la industria curtidora, con presencia en una zona dedicada a dicha actividad económica.

El entonces director de Salud de León, Miguel Ángel Gutiérrez Martín, descartó que se tratara de fiebre tifoidea y solo repetía en constantes entrevistas: “lo único que sabemos es que es una infección viral”.

Incluso hubo declaraciones de la Jurisdicción Sanitaria Número VII en las que se afirmaba que se trataba de un nuevo virus.

Mientras enviaban muestras al Instituto Nacional de Diagnóstico de Enfermedades Epidemiológicas, la Secretaría de Salud del estado ordenó levantar un cerco sanitario que abarcó a un total aproximado de 15 mil 600 personas que habitaban 16 manzanas.

Casi al finalizar septiembre, el entonces secretario de Salud en Guanajuato, Jorge Armando Aguirre Torres, declaró: “se llama dengue, y está en León”.

Habían encontrado la enfermedad, pero ni el estado ni la ciudad estaban preparados para lo que vendría.

En el boletín epidemiológico en su semana 41 reportaron 91 casos de dengue típico en mujeres y 56 en hombres en todo el estado, los principales municipios afectados fueron León y Celaya.

En León se trabaja con solo 25 brigadistas en las mismas 16 manzanas, en Celaya el número de elementos para visitar casa por casa eran mucho menos.

En los tres meses restantes de 2007 (de octubre a diciembre), Guanajuato cerró el año con más de 1 mil 175 posibles casos de dengue.

Al siguiente año se modificaron los esquemas de salud para atender a la población e invirtieron 2 millones 768 mil pesos en las llamadas Caravanas de Salud.

Los municipios a vigilar eran León, Irapuato y Celaya por el número de pobladores, por situación laboral y hasta de entretenimiento.

 

Ahora detectan dengue tipo II

Actualmente, hasta la semana 25 de 2019, el estado de Guanajuato registra 194 casos acumulados de dengue sin datos de alarma, 984 casos con datos de alarma y 291 casos de dengue severo.

En León, hasta inicios de julio de 2019, el actual secretario de Salud, Daniel Díaz Martínez, declaró que se detectó la presencia de ocho casos de dengue tipo II, entre ellos una niña de dos años.

Hay 12 casos de sospecha de la enfermedad y las colonias con mayor vigilancia son Piletas en sus cuatro secciones, El Paraíso, El Yacimiento, Las Joyas, León I y II.

En Irapuato confirmaron dos casos de dengue, aunque fueron “importados” del estado de Tabasco.

También reportó mayor presencia del mosquito Aedes Aegypti, reproductor del dengue, en 18 municipios del estado de Guanajuato pero hay vigilancia en las 28 localidades restantes.

“El calor y la humedad es un factor principal para que se reproduzca el vector (mosquito) de no tomarse medidas de eliminación de criaderos”, dijo el titular de la SSG.

El departamento de Epidemiología de la Secretaría de Salud en Guanajuato reportó que de las 1 mil 790 ovitrampas instaladas, en 970 se dio positiva la presencia del mosquito transmisor del dengue en León.

Además, la presente temporada de lluvia es propicia para que replique al mosquito porque no está en arroyos ni lagunas, sino en las casas, ya que se alimenta de sangre humana y de esta manera garantiza el contagio de la enfermedad.

 

Un problema mundial

Los datos de la Organización Panamericana de la Salud revelan que el problema del dengue es mundial.

Tan solo en México, el estado de Chiapas registra el 73% de los casos.

Si bien en 2017 se registraron más casos confirmados en comparación con el 2018, 14 mil 490 contra 12 mil 706; el año pasado hubo más enfermos por dengue grave (382 en 2017 contra 858 en 2018) y signos alarmantes de la enfermedad (2 mil 548 en 2017 contra 3 mil 619 en 2018).

De acuerdo con los datos de la Organización Mundial de la Salud, el panorama sobre el dengue en los países miembros de Mercosur no es positivo.

Señalan que Brasil ocupa el primer lugar entre los 30 países del mundo con mayor número de casos notificados de dengue.

La OMS considera que cada año se producen 390 millones de infecciones por dengue en el mundo, de los cuales 96 millones se manifiestan clínicamente.

 

Llegó para quedarse

Hasta el año de 1970 el dengue estaba presente en solo nueve países, ahora la enfermedad es endémica en más de 100 distribuidos por África, América, Asia Sudoriental y Pacífico Occidental.

En el año 2008, mientras que en Guanajuato apenas se daban los brotes de la enfermedad con 69 casos, en las regiones de las Américas, Asia Sudoriental y Pacífico Occidental se registraron en conjunto más de 1.2 millones de casos.

El problema va en aumento, tan solo en 2015 fueron notificados en América más de 10 mil 200 casos de dengue grave, de los cuales hubo un registro de mil 181 defunciones.

“También se ha observado un aumento del número de casos en varios países de la Región de las Américas.Se calcula que cada año son hospitalizadas 500 mil personas con dengue grave, cuya tasa de letalidad estimada es del 2.5%” señala la OMS.

Lo que es un hecho es que el dengue no podrá ser erradicado y se tendrá que aprender a vivir con el virus.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba