Bienestar

¿El tipo de sangre se podrían relacionar con el COVID-19?

El tipo de sangre podría estar relacionada con la gravedad el coronavirus ya que al parecer algunas personas podrían tener más riesgo de contraer el virus según su tipo sanguíneo

El tipo de sangre podría estar relacionada con la gravedad el coronavirus ya que al parecer algunas personas podrían tener más riesgo de contraer el virus según su tipo sanguíneo.

Por ejemplo. las personas con Tipo A pueden tener un mayor riesgo de contraer Covid-19 y desarrollar síntomas severos, según investigaciones recientes.

En el caso de las de tipo O tienen un riesgo menor, muy similar a evidencias de investigaciones de que ciertos grupos de sangre son más vulnerables a otras enfermedades como el cáncer.

En el año 1901 fueron descubiertos los tipos de sangre, gracias al inmunólogo y patólogo austriaco Dr. Karl Landsteiner. Éste ganó un Premio Nobel por su trabajo. El tipo de sangre se hereda de los padres.

Anteriormente las transfusiones eran de alto riesgo porqu se desconocía como era el procedimiento El médico pionero Dr. James Blundell , que trabajó en Londres a principios de 1800, le dio transfusiones de sangre a 10 de sus pacientes, solo la mitad sobrevivió.

Por ejemplo tengo sangre tipo A +. Si un médico me inyectara accidentalmente tipo B, el cuerpo reaccionaría para descomponer esa sangre extraña. El resultado, es que la sangre se coagularía, interrumpiría la circulación y causaría sangrado y dificultades para respirar, y potencialmente moriría.

Las personas que son RH positivas pueden tener de sangre negativa o positiva. Las que tienen sangre Rh negativa generalmente solo deberían obtener glóbulos rojos Rh negativos (porque sus propios anticuerpos pueden reaccionar con las células sanguíneas de donantes incompatibles).

Por eso el tipo el gen del tipo sanguíneo ABO no solo influye en nuestra sangre; También es activo en una variedad más amplia de tejidos y órganos, incluido nuestro sistema digestivo o respiratorio, explicó Laure Segurel, genetista evolutivo humano e investigador del Museo Nacional de Historia Natural de Francia.

Varios estudios han demostrado el vínculo entre el tipo de sangre y el COVID-19. Por ejemplo en junio, un equipo de investigadores europeos que publicó sus hallazgos en el New England Journal of Medicine descubrió que las personas con sangre tipo A tenían un 45% más de riesgo de infectarse que las personas con otros tipos de sangre

Las personas con sangre tipo O tenían solo un 65% tan propensos a infectarse como las personas con otros tipos de sangre.

Fueron estudiados más de mil 900 pacientes con coronavirus gravemente enfermos en España e Italia, y los compararon con 2,300 personas que no estaban enfermas.

Se observó un efecto similar para los trabajadores de la salud de Hong Kong con el grupo sanguíneo O durante el brote de SARS, que infectó a 8 mil 98 personas de noviembre de 2002 a julio de 2003 y es de la misma familia de virus.

Jacques Le Pendu, director de investigación de Inserm, una organización francesa de investigación médica. explicó que las personas con tipo O son menos propensas a los problemas de coagulación y la coagulación ha sido un factor importante de la gravedad de COVID-19 .

También los anticuerpos producidos por una persona con el grupo sanguíneo O pueden neutralizar el virus cuando son atrapados por una persona con el grupo sanguíneo A, similar a las reglas para las transfusiones de sangre.

“Sin embargo, este mecanismo de protección no funcionaría en todas las situaciones. Una persona del grupo sanguíneo O podría infectar a otra persona del grupo sanguíneo O, por ejemplo”, explicó, y agregó que es poco probable que cualquier efecto protector sea grande y que las cantidades de anticuerpos sean muy variables de persona a persona.

Las personas con tipo A no deben alarmarse, ni las personas con tipo O deben relajarse, dijo Sakthivel Vaiyapuri, profesor asociado de farmacología cardiovascular y de veneno en la Universidad de Reading en el Reino Unido.

La sangre tipo O es más frecuente entre los afroamericanos, sin embargo, estos han experimentado tasas de infección desproporcionadamente altas.

“El grupo O no debería pensar que no van a contraer esta enfermedad. No deberían estar corriendo por todas partes y no mantener la distancia social, ni el grupo A debería entrar en pánico”, dijo.

“Hay tantos factores subyacentes. Pensamos en esto como un virus respiratorio, pero en realidad es una colección completa de cosas que aún no entendemos”, dijo.

MEJZ*

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Cerrar