Regional

Lo que la pandemia se llevó a 200 días de su llegada

Cierre de empresas y negocios, pérdida de empleos, distanciamiento social, 2 mil 808 defunciones y 42 mil 492 contagios, son algunos de los resultados de la llegada del COVID-19 al estado

Guanajuato, al igual que el resto del mundo, cambió con la presencia de un virus imperceptible a la vista, pero que ha causado no solo daños en la salud, sino estragos en la economía, educación y sistema social.

Han pasado 200 días desde que las autoridades de salud emitieron una alerta sanitaria por la COVID-19, en ese momento se pensaba que bastaría una cuarentena para superar la crisis.

Entonces suspendieron las clases presenciales y de manera improvisada el sistema educativo cambió de un aula de escuela a una virtual, los estudiantes pasaron de escribir las tareas en una libreta a escuchar la voz del maestro en mensajes de Whatsapp.

En cuestión económica las cosas fueron más drásticas: la mayoría de los sectores productivos cerraron y quedaron solo aquellos considerados de primera necesidad en lo que llamaron la fase uno de la pandemia.

La mayoría de las empresas resistieron pero en menos de un mes los negocios comenzaron a cerrar. La Coparmex anunció que cerca de 600 empresas de León, Silao, Irapuato y Celaya suspendían o disminuían labores.

En Acámbaro, la empresa japonesa Furukawa que desde hace siete años fabricaba arneses electrónicos para autos cerró su planta y dejó a mil 500 personas sin empleo.

Pérdida de empleos

Este no fue el único caso, en la ciudad de León 250 empleados perdían su fuente de ingreso al cerrar la empresa Kantek, mientras que otras empresas de diferentes ramos tuvieron que disminuir su producción por debajo de la mitad.

De 830 empresas consultadas en ese momento por la Coparmex, sólo 249 aceptaron soportar hasta mediados de abril, que era la fecha establecida, para la reintegración de las actividades económicas.

Sin embargo, durante los primeros meses se habló de una pérdida económica en Guanajuato de mil 126 millones de pesos. Los números recrudecieron en el mes de junio cuando la CICEG, a través de una encuesta, reveló que al menos había unos 12 mil empleos en riesgo. 62 de 107 empresas trabajaban con la mitad del personal que a su vez percibía el 75 % de salario original.

En el ámbito social desde el anuncio de la pandemia comenzaron a cerrar los lugares públicos como parques, cines, teatros, centros comerciales y espacios de convivencia.

Las indicaciones de distanciamiento social comenzaron a surgir impidiendo el saludo de mano, abrazos o besos en las mejillas, recomendaron el lavado frecuente de manos y el uso de gel antibacterial.

En los primeros días las farmacias agotaron lo mismo cubrebocas que papel higiénico, en las tiendas de servicio hubo escasez de cervezas que se vendían casi de manera clandestina por hasta tres veces su precio original.

Primer caso positivo

El primer caso positivo de contagio por COVID-19 se dio el 16 de marzo y fue hasta el 6 de abril cuando desde Salamanca notifican la primera muerte relacionada con la enfermedad.

El Hospital Regional de Pemex anunció que un grupo de jubilados había viajado al estado de Chiapas y presuntamente allá se contagiaron. Fue un hombre de 64 años que viajaba en ese grupo la primera víctima mortal.

El municipio de León mantuvo las cifras en cero muertes hasta el 24 de abril cuando presentó dos personas fallecidas por la pandemia, uno de ellos no registraba comorbilidad como diabetes, hipertensión arterial, enfermedad renal crónica, afectaciones cardiacas o EPOC.

Algunas actividades económicas como los tianguis permanecían abiertos mientras comercios establecidos mantenían sus persianas cerradas y letreros en colores brillantes que anunciaban el cierre por COVID-19.

Multas por no usar cubrebocas

Algunos municipios como Irapuato y San Miguel de Allende hicieron público que multarían a las personas que no acataran las medidas higiénicas y usaran cubrebocas; pero no fue sino hasta el 10 de julio cuando se decretó su uso obligatorio con multas que iban de los 840 a los 8 mil 400 pesos.

Un día después de este decreto, el Estado de Guanajuato registró lo que hasta el momento es la cifra más alta de contagios en un solo día que fueron 680 casos.

Fue en julio en donde el pico de la enfermedad fue el más elevado con 13 mil 529 contagios positivos y 894 muertes. A partir de entonces comenzó a bajar el número de contagios y muertes.

Actualmente en el panorama nacional Guanajuato ocupa la tercera posición en cuanto a número de contagios positivos por debajo de la Ciudad de México y el Estado de México, y el quinto en cuanto a casos activos con un mil 482 detrás de Ciudad de México, Nuevo León, Estado de México y Jalisco.

La enfermedad, que no respeta edad ni posición social, ha contagiado a la fecha a 101 menores de un año que a cuatro personas con 100 años o más.

El total de casos positivos hasta el 29 de septiembre es de 42 mil 492 guanajuatenses que ya experimentaron los síntomas de la enfermedad como dolor de garganta, sensación de asfixia, mareos, dolores musculares, tos, fiebre por encima de los 28 grados, dolor en los ojos y fatiga.

En cuanto a muertes se han registrado 2 mil 808, de ellas el 20% no presentaba otras comorbilidades como diabetes, hipertensión arterial, EPOC, Enfermedad Renal Crónica, obesidad o tabaquismo; hasta el momento la víctima más joven fue un bebé de 9 meses.

COVID-19, una de las principales causas de muerte

En este momento la COVID -19 se mantiene dentro de las principales causas de fallecimiento entre los guanajuatenses por debajo de enfermedades del corazón, diabetes, tumores y agresiones; superando a accidentes viales y enfermedades respiratorias según los reportes del boletín epidemiológico del Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica.

Pese a que finalizando la semana pasada los funcionarios federales de Salud dieron a conocer que Guanajuato estaba entre las 16 entidades que pasaron de semáforo naranja a amarillo, el secretario de Salud, Daniel Alberto Díaz Martínez, dio a conocer que el semáforo estatal para la reactivación permanecerá en naranja hasta el 5 de octubre y probablemente pase a amarillo con la apertura de otros sectores económicos.

Aclaró que el pase al siguiente color está en una línea muy delgada ya que para llegar a este estatus se alcanzó a penas el mínimo que son 15 puntos porcentuales cuando lo recomendado es el 9 %.

El estado de Guanajuato, dijo, se mantiene en un 46 % de casos de positividad que brindan ciertas esperanzas de abrir otros sectores y se está en pláticas con la Secretaría de Salud para comenzar con esquemas para acudir a las escuelas de manera presencial dos veces por semana y por grupos de al menos 20 niños cada uno.

MEJZ*

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar