Regional

“Desnudaron a mis hijas”, el amargo relato de un recluso

Las violaciones a los derechos humanos en centros penitenciarios del estado de Guanajuato también se dan contra visitantes de personas recluidas, incluso cuando se trata de menores de edad en compañía de un adulto.

El expediente de recomendación 69/16-C revela el testimonio de un recluso cuyas hijas menores de edad fueron obligadas a despojarse de su ropa hasta quedar en completa desnudez. La orden la dio una guardia de seguridad penitenciaria del Centro Estatal de Prevención Social de Celaya Guanajuato.

“Veo a mi esposa con los ojos rojos y mis hijas con la cabeza agachada…mi esposa empieza a llorar y también mis hijas, yo les pregunto ¿Qué pasó? me dijo “desnudaron a las niñas” …mi esposa estaba afectada emocionalmente y solamente me dijo “que las habían desnudado bajándoles su pantalón y su calzoncito”, explicó el interno en su denuncia.

Eran dos menores de edad en compañía de su madre. El 16 de abril de 2016 fueron al centro de prevención social para visitar a su padre. No era la primera vez que iban al lugar. Conocían el procedimiento de revisión que, aquella vez, se tornó diferente e incómodo.

“Ese día yo la verdad lloré porque me sentí incómoda y porque no me tenían que revisar así, ya que yo ya había ido en otras ocasiones y solo me pedían que me quitara mis zapatos y las mujeres policías me revisaban con la ropa puesta y en esta ocasión revisaron mi ropa nada más, pero me hicieron quitármela y eso no me gustó”, declaró una de las menores.

También les siembran droga

En la revisión realizada a las gacetas de recomendaciones de la Procuraduría de los Derechos Humanos del Estado de Guanajuato de 2015 a 2019, existen al menos cinco testimonios de familiares de personas recluidas, quienes refirieron haber sido víctimas de algún abuso.

Una de estas denuncias, corresponde a una visitante a quien le sembraron droga en el control de acceso a los centros de reclusión. Fue retenida durante 6 horas, incluso cuando el médico que se encargó de realizar la revisión corporal confirmó que ella no tenía nada.

La denunciante informó a la PDHEG que los hechos ocurrieron el 22 de febrero de 2018 en el Centro de Reinserción Social de Valle de Santiago, fecha en que tenía programada la visita íntima con su esposo.

“La misma custodia de quien desconozco el nombre me dijo que la máquina o escáner había detectado que yo traía droga introducida, que la traía en alguna parte del cuerpo, pero en ningún momento me indicaron en qué parte del cuerpo la había detectado el escáner ni me mostraron la imagen que lo corroborara, yo le dije que no traía nada y que me podía revisar para que lo verificara.

“Después llegó un médico del centro, quien me realizó una revisión corporal sin encontrar nada en mi cuerpo. Me llevaron como presentada ante la Agencia del Ministerio Público. Esto no obstante a que yo no había cometido ningún tipo de falta o delito, puesto que la acusación que me estaban realizando de que yo portaba droga era infundada ya que no tenían ningún elemento que lo acreditara”.

Tanto en los casos de revisiones indignas a familiares de personas privadas de su libertad, como este último, las recomendaciones emitidas por la Procuraduría de los Derechos Humanos del Estado de Guanajuato consistieron en procedimientos disciplinarios laborales o sanciones administrativas.

MEJZ*

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba