Bienestar

Dile a tu cerebro que no piense lo peor

La profesora de Neurociencia Aplicada de la Universidad de Reading en el Reino Unido, Patricia Riddell tiene 4 recomendaciones

Hay personas que ante cada situación, a veces solamente cotidianas, tienden a imaginar consecuencias negativa dando vueltas sobre posibles acontecimientos terribles que podrían llegar a suceder o, lógicamente, tal vez nunca ocurran, lo que les hace sentir estrés, ansiedad y hasta pueden perder el sueño.

La profesora de Neurociencia Aplicada de la Universidad de Reading en el Reino Unido, Patricia Riddell, definió el catastrofismo como “una tendencia a asumir que sucederá lo peor al imaginar una situación futura, incluso si tiene evidencia de que este no es el resultado más probable”.

Riddell recomienda 4 acciones para controlar estos pensamientos:

1.- Es mejor tomar las decisiones durante la mañana: porque nos preocupamos por el futuro durante la noche, especialmente cuando estamos a punto de dormir, y esto nos provoca insomnio y nos hace ser menos lógicos y más emocionales.

Se genera un estado mental más sensible ante las situaciones que se perciben como amenazantes, así que es mejor decirse a uno mismo dejar las decisiones para mañana, cuando uno ya haya dormido.

2.- No ser tan crítico con uno mismo: Ridell aconseja intentar imaginar si uno le hablaría a otra persona de la misma forma, si se usarían esas palabras en una situación similar. A veces somos demasiado duros con uno mismo.

3.- Si vamos a inventar una historia, que tenga un final feliz: la profesora dice que quizá si un evento del futuro que tendemos a catatrofizar lo podemos imaginar con un buen final, nos podríamos sentir menos ansiosos.

Otra forma, es imaginar varias historias probables sobre una misma situación. Si uno logra enfocarse en las historias con resultado positivo también ayudará a sentirse menos preocupado o estresado.

4.- Ser amable con uno mismo: Así como a los demás, es importante ser compasivo y comprensivo con nosotros mismos.

“Practicar esto a menudo puede, incluso, ayudarlo a ver soluciones donde de otro modo sólo se habría centrado en el problema”, aseguró la profesora de neurociencia.

al

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba