Regional

#GALERÍA #VIDEO | Se agita la colmena en busca de justicia

Una multitud dirige su atención hacia el discurso que surge desde escalinatas del edificio central de la Universidad de Guanajuato. Es la voz de Norma Lucía Rangel, madre de Ángel. Van seis días desde que un elemento de la Guardia Nacional asesinó a su hijo. Exige justicia.

Viste de blanco y no pierde la concentración ni con la pirotecnia que estalla por el día de la Santa Cruz. Son las nueve de la mañana. Frente a ella, las pancartas respaldan su mensaje: “Somos estudiantes. No disparen”, “La Guardia Nacional no me protege, me asusta”, “Justicia”. La manifestación está iniciando.

“Yo ya no puedo estar aquí pidiendo para que me devuelvan a mi hijo, porque ya no es posible, pero sí puedo estar aquí para que se haga justicia en memoria de mi hijo, para que ustedes vayan a la escuela y sus padres los estén esperando en casa, regresen con bien. Mi hijo ya no regresó”.

No es la primera vez que participa en una manifestación para exigir justicia por Ángel. El 28 de abril caminó desde el Parque Irekua, en Irapuato, hasta la presidencia municipal. Un día antes privaron de la vida a su hijo, muy cerca del plantel ubicado en la comunidad El Copal de esa ciudad.

Aquella tarde, él y un grupo de amistades salían de una convivencia estudiantil. Iban a bordo de una camioneta cuando elementos de la Guardia Nacional les hicieron el alto. Comenzó una persecución que terminó con su vida y dejó lesionada a Edith Alejandra, su amiga.

Menos de una semana después, su madre le habla a la comunidad estudiantil de la Universidad de Guanajuato que se agolpa en la angosta banqueta de enfrente, y en las angostas calles que dan a la icónica fachada de la máxima casa de estudios de todo el estado.

“No venimos a golpear a nadie, incluso yo ni siquiera quiero golpear a la persona que accionó el arma contra mi hijo, no lo quiero hacer y no lo voy a hacer. Él fue un elemento más que sirvió para ocasionar eso, a él también lo espera una familia en casa”.

Una especie de pasillo humano se abre entre los estudiantes y se dirige hacia la calle Positos. Abren paso a Norma Lucía Rangel y a sus familiares en un recorrido, por la capital cervantina, que no tiene fines turísticos, sino de protesta social: “Ángel no murió, la Guardia lo mató”.

El contingente parece no tener fin. Algunos lanzan la consigna y otros la repiten: “La Guardia no me cuida, me cuida la Colmena”, “Guardia Nacional, fuera de El Copal”, “Justicia”. Eran más de 10 mil personas gastando la suela y el aliento por la caída de otra abeja.

Llegan hasta la Alhóndiga de Granaditas y hacen un alto en su explanada, mientras que llegan más personas. Sostienen lonas y pancartas frente el histórico recinto que los escolta inerte. Todos levantan un puño, es momento del pase de lista.

“Estamos aquí reunidos para exigir justicia por nuestro compañero Ángel, por lo cual se les invita a un pase de lista. No solo de mi compañero, sino de todas las personas de la colmena que, lamentablemente, ya no están con nosotros”, explica un estudiante, apoyado de un megáfono.

Y así fue. No solamente mencionaron a Ángel Yael, también pronunciaron el nombre de otros estudiantes que, en circunstancias diferentes, han sido víctimas de homicidio doloso y feminicidio. Sin bajar los puños, todos responden: ¡presente! Cuando terminan continúan la caminata.

Un elemento fue puesto en libertad el sábado 30 de abril y al día siguiente detuvieron a otro, quien permanece en prisión preventiva, mientras que se llega el viernes 6 de mayo, día en que se reanuda la audiencia correspondiente. No es momento de bajar los puños.

A la altura del antiguo Congreso local, un grupo de turistas extranjeros capturan el movimiento en sus celulares. Los estudiantes continúan su camino sobre las calles subterráneas de Guanajuato capital. Pasan por el Mercado Hidalgo y frente al Teatro Juárez, viejo testigo de otras causas.

De regreso en las escalinatas del edificio central, Norma volvió a tomar la palabra para agradecer la participación de los miles de alumnos que se sumaron a la protesta. Un minuto de silencio y otro pase de lista pusieron fin al recorrido más no así a la exigencia estudiantil.

MEJZ*

Gamaliel Reyes Ramírez

Coincido con Hugo Black: "La prensa es para los gobernados, no para los gobernantes". Reportero desde el año 2013 con experiencia en prensa, radio y televisión. Inclinado por el periodismo social y los derechos humanos. Creo que la crónica es la reina de los géneros periodísticos. Cofundador de Con/Texto Guanajuato podcast.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba